Inicio Review Rex The Dog – Teufelsberg (2016)

Rex The Dog – Teufelsberg [Kompakt] (2016)

0

Hubo un tiempo en el que el relativo anonimato del DJ era visto en detrimento de la música electrónica en general. Mientras que la música indie y rock tenía su puesta en escena particular: peinados, maquillaje, prensa rosa o disputas públicas, que alimentaban el culto a su personalidad; los productores de música electrónica no tenían ni de lejos algo parecido. En la era de Internet, sin embargo, las reglas han cambiado y todo se ha vuelto mucho más flexible, hasta el punto de que emblemáticos sellos, no sólo han desacreditado la noción del culto a la personalidad, sino que han fomentado el juego del anonimato con sus artistas. En un mundo en el que las biografías, los blogs, las redes sociales y imágenes están tan presentes, un poco de misterio en la personalidad se echa en falta.

El enigma conocido como Rex The Dog (aka. Jake Williams) comenzó su andadura en 2004 y desde entonces, no ha dejado de abrirse a nuevos caminos, desarrollando su sonido y reconduciéndolo en directo de la forma más singular. Actualmente ha publicado Teufelsberg, su último EP, bajo el sello alemán Kompakt, donde establece la conexión entre el techno más contundente y melodioso de sus pasados trabajos con los más actuales. Su nueva puesta en escena, más cruda y visceral, está orientada a hacer rugir los mejores clubs y festivales. Esta decisión no es ningún accidente, ya que Rex se ha involucrado en cuerpo y alma en el diseño del hardware de un personalizado sintetizador para su uso particular en estudio y lives, y donde este EP se presenta como el mejor testimonio de la evolución de su sonido. Ya el tema homónimo a este disco empieza duro y directo, hasta que rápidamente el ritmo y el bassline estallan guiados por una melodía capaz de ponernos los pelos de punta a lo largo y ancho del track. Apabullante. Por último, Shortwave, pieza monolítica del techno juguetón e industrial, cierra este EP

Si en los anteriores trabajos de Rex su sonido sonaba como surgido espontáneamente en una noche febril de actividad inspiradora, este último Teufelsberg suena más sólido, potente y calculado, pero no por ello menos abierto a lo desconocido.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here