Inicio Destacado C.Y.M. – C.Y.M. (2019)

C.Y.M. – C.Y.M. [Phantasy Records] (2019)

0

Los dueños de las siglas C.Y.M. son ni más ni menos que el productor británico y DJ Mike Greene (te sonará más Fort Romeau) y el bajista de la banda Vampire Weekend, el angelino Chris Baio. Entre los dos se han sacado de la manga, así sin previo aviso, uno de los lanzamientos más frescos de este último tramo de 2019. Su carta de presentación es un EP de tres temas, con título homónimo, que lleva en la calle desde el 15 de noviembre como la referencia 93 de Phantasy Records.  En principio sorprende ver a la discográfica  de Erol Alkan detrás de este lanzamiento. La propuesta del dúo no se encuentra demasiado alineada con lo que habitualmente publica el sello. Eso sí, bendito contraste.

C.Y.M. se sitúan en una dimensión en la que caben influencias varias como el kraut, el post-punk, o la psicodelia, pero desde una ejecución fascinante y sobre todo muy auténtica. Toda una equivalencia sonora de una delicia culinaria de alto copete, donde lo orgánico se confunde con lo sintético y viceversa. Éste es uno de esos discos en los que todo encaja, creado desde la serenidad de alejarte de tu menester habitual para trabajar en lo que te gusta con alguien que comparte tu amor por lo excepcional. Bajo ese caldo de cultivo, y según la propia pareja valiéndose de un austero hardware (un amplificador Sear y un bifásico Mu-Tron para generar efectos de guitarra, entre otros artilugios) han sido capaces de tejer composiciones tan cautivadoras como “Capra”, el corte que abre el minutaje. Hablo de un tema de esos que justifica él solo todo el esfuerzo que supone un lanzamiento discográfico. Sutileza, elegancia, y arreglos narcotizantes, aliados para dibujar un futuro imaginario a lomos de un ritmo motorik, el corazón del Krautrock, preparándonos para el éxtasis.

Pero “Capra” no llega solo. Le sigue el melancólico “Far Gone” para regocijo de los amantes de las atmósferas tenues y de los buscadores de bandas sonoras para días plomizos. Aquí vienen a la mente Roxy Music, mientras los oídos se embarcan en una maravillosa mezcla de timbales, voces distantes, y riffs ensoñadores. El sueño termina con el instrumental “Super Cannes”, prestándose a sentimientos más entusiastas que su predecesor, los que transmiten sus radiantes melodías de sintetizador y sus hipnóticas percusiones. Precioso final para un disco que de ningún modo debes dejar de escuchar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.